internacional

Los chamanes se resisten

Con la tez teñida de verde, sobre la que luce un tocado a base de plumas de pavo real, y un cinturón del que cuelgan numerosas campanillas, el joven nepalí Chet Bahadur Thing, de 26 años, se prepara para recibir a un paciente al que tratará de curar a través de la tradición ancestral del chamanismo.

Thing se atribuye la posesión de poderes sobrenaturales y la habilidad de domeñar espíritus desde que comenzó a prepararse como chamán tras sentir, con 11 años, una conexión con el mundo espiritual. Ahora es un reputado chamán de la etnia Tamang, comunidad que le considera un gurú o maestro. 

"Mi abuelo era un chamán en mi pueblo del distrito de Ramechhap, al noreste de Katmandú, por eso le seguí desde que tenía once años", explicó a Efe el joven mientras sostenía el tradicional tambor de doble cara nepalí, conocido como dhyangro.

TÉCNICA ANCESTRAL

El chamanismo es una de las formas más antiguas de curación, que comparte algunas creencias comunes alrededor del mundo, y que influyó enormemente en el hinduismo y el budismo.