internacional

Virus ataca a personal médico

Cuando ella misma empezó a toser, Patricia Núñez, ya conocía esa temida tos de ruido seco que martirizaba a los enfermos, que desde hacía semanas acudían a la sala de emergencias madrileña, donde ella trabaja.

“Estamos hartos de oírla dentro del hospital. Era cuestión de tiempo”, dijo Núñez, una enfermera de 32 años que se contagió el nuevo coronavirus hace una semana.

El coronavirus está librando una guerra de desgaste contra los trabajadores de la salud en todo el mundo y en ningún lugar está avanzando más que en Italia, donde escasean el equipo protector y el material para exámenes desde hace semanas.

Los hospitales del país se resienten bajo el peso de la epidemia. En dos hospitales de la capital, los pasillos y las salas de emergencias están atiborrados de enfermos, muchos conectados a tanques de oxígeno. En el hospital universitario 12 de Octubre había gente tendida en el piso a la espera de una cama, aunque las autoridades dicen que posteriormente se les pudo acomodar.

 “Ahora mismo estamos colapsados, faltan recursos humanos”, dijo la enfermera Lidia Perera, del Hospital de la Paz, de Madrid, con 1.000 camas.